lunes, 19 de mayo de 2014

Ostras del Crétacico/Paleógeno de Patagonia



Soledad Brezina nació en Villalonga, un pueblo de la Provincia de Buenos Aires. Estudió licenciatura en Biología en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca. Realizó su doctorado en la Universidad Nacional de Córdoba.
El tema de su tesis doctoral fue para ella toda una aventura de conocimientos, emociones, trabajo y lucha para poder concretarlo. El mismo se basó en el estudio de comunidades incrustantes y perforantes asociados a ostras del límite Cretácico/Paleógeno en la Patagonia Norte.

Muchas comunidades bentónicas, es decir las comunidades de organismos que viven asociadas al fondo marino, dependen de sustratos duros para poder desarrollarse. Las ostras son un tipo de sustrato duro que tienen un alto grado de preservación por su constitución calcítica. Cuando sus conchillas son analizadas bajo la lupa, pueden encontrarse evidencias de los organismos que vivieron asociados a ellas a partir del hallazgo de incrustaciones o perforaciones.

El trabajo de Soledad consiste en estudiar los organismos que vivían en las ostras tratando de identificar trazas, es decir, las perforaciones que dejan algunos organismos como bivalvos, poliquetos, etc., como así también de incrustaciones (exoesqueletos de briozoos, serpúlidos, cirripedios, entre otros). A partir de los análisis que ella realiza es posible determinar si estos organismos se establecieron cuando las ostras estaban vivas o no, si existió algún tipo de relación simbiótica entre alguno de los organismos y las ostras, entre otras interpretaciones. Todo este estudio se realiza sobre ostras que vivieron durante la crítica transición Cretácico/Paleógena, intervalo en el que ocurrió una de las extinciones masivas más grande del planeta, en la cual desaparecieron los dinosaurios.
Hace 65 millones de años, la Patagonia estuvo inundada por un mar somero en el cual habitaron distintas especies de ostras. Una de ellas fue Pycnodonte (Phygraea) vesicularis, una ostra de valvas muy grandes, que presenta sobre ellas, trazas de poliquetos perforantes (gusanos marinos). Soledad y otros investigadores encontraron evidencias que permiten inferir una posible relación simbiótica entre estas ostras y los poliquetos perforantes. Las perforaciones de los gusanos están principalmente en el exterior de las valvas lo que sugiere que la colonización ocurrió mientras las ostras estaban vivas. Este trabajo fue publicado recientemente en Ameghiniana.
La búsqueda de nuevos desafíos fue lo que motivó a Soledad  a formarse como científica y a sumarse al proyecto propuesto por Silvio Casadio.
Su trabajo en la Paleontología incluye salidas al campo para buscar material a estudiar y analizar. Aprende y comparte con colegas y busca constantemente trabajar en nuevos proyectos y publicaciones para continuar con su formación. Además trabaja como docente en la UNRN donde comparte sus investigaciones con estudiantes de Geología y Paleontología y del Profesorado de Biología.
Soledad está convencida que hay que disfrutar del trabajo y que es necesario asumir nuevos desafíos que alimentan el espíritu de un investigador.
Los trabajos sobre la Paleontología de algunos grupos de invertebrados aportan información vital de cómo eran los ecosistemas marinos en el pasado remoto y nos permite comprender no sólo que ocurrió, sino comprender la dinámica de nuestro planeta en la actualidad.





Por Paola Echecury

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada