martes, 22 de octubre de 2013

La Confusión de Plot



Corría el año 1677 y el Reverendo Robert Plot en su libro "Historia Natural de Oxfordshire" describe el hallazgo de un enorme trozo de hueso fosilizado.
Según el naturalista se trataba de un "hueso autentico petrificado" más exactamente la parte inferior del fémur de un animal grande. para esta conclusión se baso en los pocos artículos de Ciencia disponibles en aquel entonces y la Sagrada Biblia.
En el siglo XVII una hipótesis muy difundida era la virtus formativa, es decir la capacidad de la Tierra de generar formas caprichosas, Dios había puesto los distintos tipos de formas para alegrar la vista de los seres humanos.
La primera hipótesis de Robert Plot fue que se trataba de restos óseos de un elefante, los cuales fueron traídos por los romanos en su invasión a las islas británicas. Para sorpresa del reverendo Plot cuando pudo examinar los huesos de un elefante no encajaban en la conjetura inicial. Es asi como la teoría de la Gigantología se aplica ya que interpreta los restos fósiles como restos de los patriarcas que hablaba la biblia.
Pero la historia toma un nuevo giro de la mano del naturalista Richard Brookes quien reinterpreto el fósil como los testículos petrificados de un  gigante. Para esto Brookes se baso en el binomio latino de sistema de nomenclatura de especie.
Es así que el primer hueso de dinosaurio fue interpretado como "Scrotum humanun" ya que la forma de este asemeja a un escroto humano.
Pasaron un años, y las investigaciones de  William Buckland establecen que se trataba de un reptil que caminaba en dos patas al que lo denomino Megalosaurus.
Los restos del Megalosaurus han sido intepretados erróneamente dos vences, la primera tomados por un gigantes la segunda por un escroto. Hasta que la Ciencia a base de prueba y error lo identifico correctamente: Pero todos estos malos entendidos se dieron en los albores de la paleontología como ciencia. 


Por Paola Echecury

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada